Una corte de niebla y furia, de Sarah J Maas

SINOPSIS: Feyre está destrozada. Y aunque tiene a Tamlin por fin a su lado sano y a salvo, no sabe cómo podrá dejar atrás los recuerdos que la acechan... ni cómo mantendrá en secreto el oscuro pacto que hizo con Rhysand, que la mantiene intensamente unida a él y la confunde.
Feyre ya no puede seguir siendo la de antes. Ahora es fuerte y debe romper con todo lo que la ata. Su corazón necesita libertad.


Lo dicho, todas las imágenes de este post son fanarts de Charlie Bowater y las podéis encontrar tanto en google como en pinterest como en su página web.


SPOILER ALERT MÁXIMA


¡Madre mía qué libro! Aviso que la reseña de este libro son tooooodo spoilers, así que andaos con ojo. Cuando terminé ACOTAR, vi el final bastante cerrado (excepto por el pacto Feyre-Rhys), pero no tenía muy claro cómo iba a continuar la historia. Y... no me ha decepcionado para nada.

Si de primeras me gustó la fuerza del personaje de Feyre, en esta novela me enamoré de ella. Nuestra protagonista se siente acorralada por Tamlin (ya decía yo que si fuese ella estaría muy harta) y se enfrenta a él en varias ocasiones, pidiéndole, por lo menos, respirar. Sin embargo, cuando parece que Tamlin y Feyre van a unirse en matrimonio y que todo va a seguir una línea más o menos predecible... ¡aparece Rhys para sacarla de ahí! Entiendo perfectamente la situación de Feyre, que no ha conocido nada más allá de Tamlin y de la adoración obsesiva que este siente por ella, así que yo tampoco tenía muchas ganas de que acabaran juntos. Y después comprobé que es un buen capullo. La pobre Feyre permanece encerrada día y noche en el palacio mientras Tamlin sale por ahí a cazar seres con sus guardias, ¿y tiene que quedarse de brazos cruzados, esperando? No señor.

Y Rhys, que ya me caía bien antes, se convirtió en el amor de mi vida. Es una especie de antítesis de Tamlin: este hombre, el primero que conoce Feyre, cubierto con una máscara, rubio, lleno de luz, cuidadoso hasta el punto de la opresión, constantemente pendiente de la joven... Rhys, por el contrario, es moreno y oscuro, con grandes alas, y le deja libertad de decisión absoluta a Feyre ya que es su vida y por tanto ella puede elegir a dónde ir y qué hacer. Al mismo tiempo, tiene un corazón enorme y un poco oculto, igual que Velaris, en la que se refleja su verdadero yo: protector, amable, preocupado con su pueblo y fiel a este.


Cassian, Azriel, Mor y Amren, los amigos de Rhys, son también maravillosos aliados para Feyre en un momento en el que ella cree que no le espera más que sufrimiento. Entre ellos surge una amistad muy muy bonita que la ayudarán a seguir adelante y tomar decisiones por el bien de todo Prythian.
Es curioso porque Cassian (a la izquierda del dibujo) y Azriel (a la derecha) son exactamente como los había imaginado. Estas ilustraciones son del mismo autor que ha hecho el libro de colorear de la saga. Y sin embargo, Mor y Amren no tienen absolutamente nada que ver con mi imaginación.

Una cosa que me ha encantado y que no vi tan marcado en el primer libro de la saga, es que esta no es una historia de amor típica, para nada. Es un libro sobre aventuras, batallas, intrigas, política, lealtad, fuerza, con cierto romanticismo, eso sí, pero este no es el centro de todo. Y es algo que valoro mucho porque las pasteladas me agotan demasiado.

PERSONAJE FAVORITO: Mor. Es una mujer de armas tomar, que no se centra en los hombres, que vive su vida feliz y despreocupada pero que al mismo tiempo se preocupa por los suyos, tanto sus amigos como su ciudad. Creo que los valores e ideales de Mor son dignos de admiración. Además, desde el principio fue super acogedora con Feyre, y podríamos decir que su primera amiga de verdad.

LO MEJOR: Las descripciones de Velaris, cuando llevan a Feyre a visitar la ciudad. He podido ver en mi cabeza los colores de las calles, las casas majestuosas y el mar, ha sido una lectura maravillosa. Además es un libro muy ágil de leer.

LO PEOR: No es algo malo, sino algo que he detestado profundamente (bueno... alguien). Tamlin como personaje, es decir, su forma de actuar y comportarse. No aguanto esa actitud hacia Feyre, que incluso tras decirle que no quiere nada con él y que se va por voluntad propia, se persona donde está ella para intentar raptarla (porque no tiene otra palabra). Feyre es mayorcita para saber qué quiere o no hacer, y si ha encontrado a alguien mejor que además es su pareja, dejadla vivir, hombre. Pero no sólo eso, encima tiene las narices de hacer tratos con la última persona del universo con quien debería hacer tratos...

VALORACIÓN FINAL: Ya lo avisé en la reseña de ACOTAR, este libro para mí es un 5/5.


Comentarios

Entradas populares