Instrumental, de James Rhodes



SINOPSIS: James Rhodes es uno de los más eminentes concertistas de piano de la actualidad y un gran renovador de la música clásica. Ha protagonizado documentales para la BBC y Channel 4, escribe en The Guardian y ofrece recitales en todo el mundo. "Instrumental" son sus memorias, que vieron la luz en Reino Unido después de que el Tribunal Supremo levantara un veto que pesaba sobre la obra. Todo un tributo apasionado al poder terapéutico de la música y que aborda cuestiones fascinantes sobre cómo funciona la música clásica y sobre cómo y por qué puede cambiar nuestras vidas.
Igual que el anterior libro que he leído, Solo tú me conoces, ha sido una lectura pausada, calmada y sin grandes sobresaltos, Instrumental ha requerido de un gran esfuerzo por mi parte para poder leerlo entero.

Me encantan esos libros que necesitas leer con calma, como a sorbitos, para poder absorberlo absolutamente todo. La entrevista que hicieron a su autor en el programa Salvados, de Jordi Évole fue tan impresionante que me dieron ganas de correr a mi librería más cercana y arramplar con todos los ejemplares. Si no la habéis visto, os pido de verdad que lo hagáis. En Instrumental, James Rhodes habla de su infancia, de la vida, del amor, del conocerse a sí mismo… todo ello desde la perspectiva de la música, ya que Rhodes es uno de los mejores concertistas de piano actuales.



En su infancia, Rhodes sufrió abusos sexuales por parte de su entrenador y profesor de educación física de su colegio durante más de seis años. Esto le marcó posteriormente tanto en su vida privada como en su vida profesional. A mí me ha costado leerlo de una sola vez ya que su autor defiende que hay que decir las cosas con llaneza, tal y como son, de modo que hay ciertos pasajes bastante crudos y por lo menos para mí es complicado leerlo sin darse pequeños respiros. El tono con el que habla, profundamente pesimista y negativo en unos aspectos, tiene sin embargo un trasfondo de esperanza y de deseo de mejora que le da a una sensación de que todo puede salir bien. A veces pienso que si una persona ha sufrido todo lo que ha sufrido James Rhodes y además es capaz de darse ese autoimpulso y renacer de sus cenizas, todos podemos ser lo que queramos. Es como que todos los problemas con los que podemos cruzarnos a lo largo del día adquieren un valor diferente al tomar distancia.

Una característica muy peculiar de Rhodes es que él no es como esos pianistas, compositores o músicos en general que comienzan su carrera desde que aprenden a andar. Él estuvo muy poco tiempo tocando pero después pasó más de diez e incluso quince sin pasar un dedo por el teclado, y aun así ahora da conciertos por todo el mundo. No es un genio, no nació sabiendo pulsar las teclas, pero sí nació con la capacidad de emocionar tanto con su música como con sus palabras… lo entenderéis todo cuando leáis su libro, ya que no sólo es importante lo conmovedor de la historia sino la forma en que la cuenta.

Un detalle que me parece lo mejor sin duda de todo el libro es que al comienzo de cada capítulo, Rhodes pone como título el nombre de una pieza de música clásica y lo acompaña de un breve texto en el que explica qué pretende transmitir esa obra, el momento de su vida con la que lo relaciona y el aspecto de la vida del compositor con el que se siente más identificado. Creo que la música clásica siempre se ha considerado algo para personas mayores, algo aburrido al no tener letra, incluso algo para gente entendida y que no todo el mundo puede comprender, y esa es la idea errónea con la que quiere acabar el autor. Él antes de interpretar cada pieza, habla brevemente de ella para que todo el mundo sea capaz de entender lo que el autor quiere transmitir, algo que me parece absolutamente necesario. Es por eso que ir a un recital de James Rhodes está ahora mismo en mi lista de cosas que hacer antes de morir.



He intentado buscarle una pega a este libro pero he sido incapaz. Me encanta la ficción y me encanta la novela fantástica, de modo que no creo que hubiera cogido este libro autobiográfico si no hubiera sabido bien de lo que iba. Pero ahora me alegro de verdad de haberlo comprado, ya que considero que es necesario visibilizar ciertas situaciones y, además, no voy a mentiros, es muy bonito y ayuda a pensar y reflexionar, así como a relativizar la situación propia.

Mi puntuación es un 5/5, es de momento lo mejor que he leído este año y de verdad os recomiendo una y otra vez que os lo leáis porque no vais a arrepentiros para nada.


Comentarios

  1. Hola, ya habia escuchado cosas muy buenas de este libro, pero muy generales sobre lo que trata, luego de leer tu reseña me dieron muchas ganas de leerlo :)
    Gracias !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Tsumi! Me alegro mogollón de que mi reseña te haya animado a leerlo. ¡Sobre todo si te gusta la música! En Spotify hay una lista de reproducción hecha por Rhodes con todas las canciones de los capítulos, así que te la puedes poner mientras lees y no tienes que ir buscando en youtube cada pieza (como hice yo). ¡Cuando te lo leas, me encantaría saber qué te ha parecido! 😊

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares